Derecho deportivo: crisis financiera de los clubes y la terminación de contratos laborales de futbolistas profesionales.

DERECHO DEPORTIVO: CRISIS FINANCIERA DE LOS CLUBES Y LA TERMINACIÓN DE CONTRATOS LABORALES DE FUTBOLISTAS PROFESIONALES

No es una sorpresa la complicada situación económica que muchos clubes profesionales de fútbol están pasando. Esta crisis económica, trae consigo efectos negativos sobre todos los trabajadores del club, pero en este artículo quisiera enfocarme en los efectos que trae sobre la estabilidad de los contratos laborales de los jugadores profesionales.
Algunas administraciones de clubes, al encontrarse en aprietos económicos suelen, como primer recurso, prescindir de los servicios de algunos de sus jugadores profesionales, encontrándose estos últimos sorpresivamente sin trabajo. Obviamente no estamos hablando de jugadores profesionales de alto perfil, hablamos del jugador promedio que trata cada temporada de mantenerse en algún equipo como profesional.

Es interesante el tema puesto que tiene mucho sentido que un club, al igual que cualquier empresa que se encuentre en una crisis económica, deba tomar acciones que puedan llevar a una reducción de gastos, y entre estas acciones pueden darse recortes de personal.
En el 2009 se dio un caso donde dos futbolistas profesionales, Terje Reinertsen y Jukka Hakala, que pertenecían al Club Noruego Notodden fueron despedidos debido a la importante crisis económica que el club estaba pasando. Cabe resaltar que ambos jugadores tenían estipulado en su contrato una clausula de rescisión contractual que se activaría a voluntad del club, cuando este se encontrase en una crisis económica.
Los hechos alegados por el club para justificar el despido de estos dos jugadores fueron dos: a) que estos habían sido relegados a una división inferior y que esto traería como consecuencias menos ingresos y b) que su más importante patrocinador, el cual venia otorgando apoyo económico al club por mas de 7 años, redujo su apoyo sustancialmente. El club amparaba su derecho a terminar los contratos en lo dispuesto en las clausulas de rescisión, mencionado en el párrafo anterior, y en la Ley de Trabajo Noruego donde se le permite al empleador terminar un contrato de trabajo cuando el empleador se encuentra en una grave crisis económica.

A grandes rasgos el club parecería tener buenos alegatos para justificar el despido de estos dos jugadores, los cuales sorpresivamente en febrero del presente año, fueron desestimados por la Corte Suprema Noruega. El principal motivo de la Corte para desestimar los alegatos del club, fue que el club no podía hacer uso de la clausula de terminación del contrato si es que éste había llegado a una situación de crisis económica por sus propios actos. La Corte luego de revisar la documentación y pruebas presentadas por el club, determinó que la situación económica adversa de la institución, se debió a un mal manejo de sus finanzas. Caso contrario se hubiera dado si es que la crisis económica del club se hubiera dado por efectos externos a la misma, lo que hubiera llevado a la Corte resolver a favor del club. La Corte Suprema agregó que el club no presentó las suficientes pruebas para mostrar que estos habían realizado una revisión exhaustiva de las diversas acciones que podrían haber tomado antes de llegar a la terminación del contrato con estos jugadores, motivo por el cual consideraron que el club no tenía derecho a la terminación de éstos. Al parecer el tribunal Noruego le preocupó mucho que las altas ambiciones deportivas de un club pudieran tener más importancia que el contrato laboral de sus jugadores.

Un caso parecido está ocurriendo en Lima, Perú, donde uno de los equipos más grandes de ese país, el Club “Alianza Lima”, a través de su administración temporal, ha dado por terminado varios contratos de jugadores profesionales, culpando a la crisis económica en la que el club se encuentra. Inicialmente se anunciaron recortes salariales, lo cual provocó que alrededor de 17 jugadores dejaran la institución, a lo cual la administración del club respondió con la contratación de un nuevo grupo de profesionales para afrontar la segunda parte de la temporada.

En esta misma línea, debemos señalar que lo resuelto por la Corte Noruega y lo que podría aplicarse en el caso peruano, es lo señalado por la Teoría de los Actos Propios, en latin “venire contra factum proprium non valet”, la cual norma la inadmisibilidad de actuar contra los propios actos. En este caso constituye un límite al ejercicio de la facultad del club de hacer uso de la clausula de rescisión contractual como consecuencia de la mala gestión económica financiera del mismo lo cual está muy relacionado con el principio de la buena fe en los contratos jurídicos.

Para preocupación de algunos clubes y para consuelo de otros, podemos concluir que este tipo de clausula de rescisión contractual podrá ser utilizada por un club siempre y cuando éste haya llevado una administración económica-financiera de manera realista y responsable, encaminada a cumplir con sus obligaciones laborales a lo largo del tiempo y solo un factor externo e imprevisible que afecte la economía del club de manera importante permitiría el justo despido de un trabajador/jugador por esta vía.

Colaborador de Sportia Law:
Jorge Ugaz Poblete
Especialista en Derecho Deportivo

Implicaciones Jurídicas del supuesto doping de Barriento

En este breve artículo vamos a intentar explicar las implicancias jurídicas que la conducta del Sr. Hugo Barrientos (futbolista profesional argentino, hoy en el Club All Boys de Argentina) podría traer aparejadas.

Según se ha podido observar en diversos medios periodísticos nacionales, Barrientos (famoso por sus actos de indisciplina dentro y fuera del terreno de juego y mala relación con técnicos, compañeros y rivales) habría ingerido una droga prohibida por la legislación argentina y considerada como sustancia prohibida por el Reglamento Antidopaje de la FIFA (Apéndice B S8 “sustancias y métodos prohibidos”) y por el Reglamento de Control Antidóping de la Asociación del Fútbol Argentino (S8 del Anexo 1 “Lista de Sustancias y Métodos Prohibidos en Competición”).
Este tipo de inconductas hacen pasible al jugador de sanciones disciplinarias severas (suspensión de tres meses a dos años en caso de primera falta).

Con respecto a las sanciones disciplinarias en caso de dar positivo en un análisis de control antidopaje, en el Congreso FIFA del año 2007 celebrado en Zurich, Suiza, se acordó que la sanción correspondiente al jugador que sea declarado culpable de haber ingerido algún tipo de las denominadas drogas sociales (tales como marihuana, hachís, cocaína, etc) y que no estén dirigidas a mejorar el rendimiento deportivo , se reduzca al mínimo posible, siempre teniendo en cuenta las circunstancias del caso. Sin embargo, haciendo una mirada retrospectiva al año 2001 vemos que la recomendación que hizo el máximo organismo del fútbol mundial ese año no era más que una afirmación de lo que, en la práctica, se venía haciendo desde el año 2003 en nuestro país (cuyo primer caso conocido es el del jugador Carlos Cordone, el cual fue suspendido por tres meses a raíz de un control de dopaje que dio positivo por marihuana y menos de un año después fue suspendido por dos años por reincidente).

La razón principal por la cual no es posible eliminar este tipo de drogas que no tienen como objetivo mejorar la capacidad del deportista y lograr así una ventaja sobre sus oponentes es que las mismas están contenidas dentro de la lista de sustancias prohibidas que anualmente la Agencia Mundial Antidopaje (AMA o WADA según sus siglas en inglés) publica. La FIFA al ser la única federación internacional rectora del fútbol mundial, reconocida mediante el Artículo 26 de la Carta Olímpica, debe implementar y hacer cumplir el Código Mundial Antidopaje. Y si bien las federaciones internacionales de cada deporte (en el caso del fútbol la FIFA) pueden tener su propio reglamento antidoping, no les es posible apartarse demasiado de los lineamientos generales que la AMA establece.

Una opinión consultiva elevada por la FIFA en conjunto con AMA en el año 2005 al Tribunal Arbitral del Deporte –CAS o TAS- (máximo tribunal con competencia para entender en cuestiones deportivas) estableció los límites mediante los cuales una federación internacional (FIFA) podía apartarse de las pautas que la Agencia Mundial Antidopaje establece. Caso contrario, podría ser sancionada según lo establece el Artículo 23 de la Carta Olímpica.

Entre ellas se encontraban la posibilidad de que la FIFA imponga sanciones disciplinarias menores que las que establecía el Código Mundial Antidopaje de AMA para los casos de primera falta.

Ergo, si bien la FIFA (e indirectamente la AFA) ha podido establecer sanciones más leves que las establecidas en el Código Mundial Antidopaje en caso de primera ofensa al Reglamento, todavía no ha podido eliminar las sanciones cuando los jugadores ingieren este tipo de sustancias.

Luego de mantener conversaciones e intercambiar opiniones con diversos especialistas del derecho deportivo llegué a la conclusión que la información con lo que cuentan los grandes medios periodísticos es escasa y mala. En los más importantes diarios argentinos se afirmaba que, luego del segundo control anti doping que se le practicó al Sr. Barrientos una vez finalizado el partido que All Boys jugó con Independiente (y posterior al primer control que arrojó resultado positivo luego del partido con San Lorenzo la fecha anterior), el jugador sería sancionado como reincidente ya que había vuelto a cometer una infracción al Reglamento de Control Antidópaje, lo cual lo hacía pasible de obtener una sanción de dos años.

Esto es incorrecto. No se puede considerar reincidente a una persona a la cual no se le ha notificado la primera sanción. Distinto hubiese sido el caso en que una vez notificada y cumplida la sentencia el jugador hubiese dado positivo en otro control anti-dóping.

Afirmar lo contrario implica desconocer y violar las garantías constitucionales de defensa en juicio, garantizadas asimismo en los reglamentos antidopaje de AFA y FIFA.

Consultadas diversas fuentes médicas, algunas de las sustancias prohibidas en el anexo I del Reglamento de Control Antidoping permanecen varios días en el cuerpo hasta que puedan ser expulsadas en su totalidad. Deberíamos considerar que el partido que All Boys jugó contra San Lorenzo (primer control con resultado positivo) fue el día 6 de mayo, mientras que el partido contra Independiente (segundo control con idéntico resultado) fue el día 12. Por lo tanto, la diferencia entre un control y otro ha sido de menos de una semana.

Ergo, es probable que la misma sustancia haya causado el doble positivo en los controles. Habiendo ingerido una única vez la sustancia y habiéndosele practicado dos controles en menos de una semana, juzgar la misma falta e imponer dos sanciones diferentes, es a las claras una flagrante violando al principio del non bis in idem.

A modo de conclusión me gustaría dejar en claro un concepto: si bien considero acertada la decisión de la FIFA (e indirectamente la AFA) de imponer sanciones menores que las que establece el Código Mundial Antidopaje para casos de primera ofensa por el consumo de drogas sociales o que no tengan como objetivo mejorar el rendimiento deportivo, no deberían eliminarse las mismas.

Digo esto no para coartar la libertad de los futbolistas (más cuando en nuestro país se está tratando la despenalización del consumo de drogas) sino para crear conciencia en ellos.

En Argentina y en el mundo, los deportistas de elite son en muchos casos ejemplos para los niños y jóvenes deportistas. Sin dejar de reconocer el esfuerzo y sacrificio que seguramente han hecho para poder llegar al lugar que ocupan hoy en día, creo que se les debería exigir cierta responsabilidad, tanto con el club como con la sociedad toda.

Considero que el ocupar un lugar de privilegio y ser muchas veces admirados por lo que hacen dentro de la cancha debería tener su correlato fuera de ella. Alcanzado este objetivo lograríamos tener deportistas mucho más profesionales, responsables y sanos.

Verdaderos ejemplos de lo que un deportista debería representar y lo que más de un club de nuestro país propone. Me refiero a la cita latina proveniente de las Sátiras del Poeta romano Juvenal (finales Siglo I): Mens Sana in Corpore Sano.

Mariano Bambaci
Sportia Law – Buenos Aires
LL.M. International Sports Law
Buenos Aires, Argentina