SPORTIA BOOKS: Régimen Jurídico del Fútbol Profesional en Iberoamérica.

¡Ya a la venta! Presentamos con orgullo nuestra publicación:

Libro Sportia - Regimen Jurídico del Fútbol (2013)

SPORTIA BOOKS: Régimen Jurídico del Fútbol Profesional en Iberoamérica.

A todos los interesados/as en adquirir el libro favor hacer su pedido por cualquier de los siguientes medios:

Teléfono: (+34) 91 446 02 81

Fax: (+34) 91 446 71 85

Correo electrónico: contacto@sportialaw.com

Facebook: https://www.facebook.com/sportia.law

Venta por Internet: La venta del libro podrá hacerse prontamente por medio de Internet.

Precio: 50 euros (no incluye gastos en envío)

Páginas: 489

Publicación: Julio 2013

Implicaciones Jurídicas del supuesto doping de Barriento

En este breve artículo vamos a intentar explicar las implicancias jurídicas que la conducta del Sr. Hugo Barrientos (futbolista profesional argentino, hoy en el Club All Boys de Argentina) podría traer aparejadas.

Según se ha podido observar en diversos medios periodísticos nacionales, Barrientos (famoso por sus actos de indisciplina dentro y fuera del terreno de juego y mala relación con técnicos, compañeros y rivales) habría ingerido una droga prohibida por la legislación argentina y considerada como sustancia prohibida por el Reglamento Antidopaje de la FIFA (Apéndice B S8 “sustancias y métodos prohibidos”) y por el Reglamento de Control Antidóping de la Asociación del Fútbol Argentino (S8 del Anexo 1 “Lista de Sustancias y Métodos Prohibidos en Competición”).
Este tipo de inconductas hacen pasible al jugador de sanciones disciplinarias severas (suspensión de tres meses a dos años en caso de primera falta).

Con respecto a las sanciones disciplinarias en caso de dar positivo en un análisis de control antidopaje, en el Congreso FIFA del año 2007 celebrado en Zurich, Suiza, se acordó que la sanción correspondiente al jugador que sea declarado culpable de haber ingerido algún tipo de las denominadas drogas sociales (tales como marihuana, hachís, cocaína, etc) y que no estén dirigidas a mejorar el rendimiento deportivo , se reduzca al mínimo posible, siempre teniendo en cuenta las circunstancias del caso. Sin embargo, haciendo una mirada retrospectiva al año 2001 vemos que la recomendación que hizo el máximo organismo del fútbol mundial ese año no era más que una afirmación de lo que, en la práctica, se venía haciendo desde el año 2003 en nuestro país (cuyo primer caso conocido es el del jugador Carlos Cordone, el cual fue suspendido por tres meses a raíz de un control de dopaje que dio positivo por marihuana y menos de un año después fue suspendido por dos años por reincidente).

La razón principal por la cual no es posible eliminar este tipo de drogas que no tienen como objetivo mejorar la capacidad del deportista y lograr así una ventaja sobre sus oponentes es que las mismas están contenidas dentro de la lista de sustancias prohibidas que anualmente la Agencia Mundial Antidopaje (AMA o WADA según sus siglas en inglés) publica. La FIFA al ser la única federación internacional rectora del fútbol mundial, reconocida mediante el Artículo 26 de la Carta Olímpica, debe implementar y hacer cumplir el Código Mundial Antidopaje. Y si bien las federaciones internacionales de cada deporte (en el caso del fútbol la FIFA) pueden tener su propio reglamento antidoping, no les es posible apartarse demasiado de los lineamientos generales que la AMA establece.

Una opinión consultiva elevada por la FIFA en conjunto con AMA en el año 2005 al Tribunal Arbitral del Deporte –CAS o TAS- (máximo tribunal con competencia para entender en cuestiones deportivas) estableció los límites mediante los cuales una federación internacional (FIFA) podía apartarse de las pautas que la Agencia Mundial Antidopaje establece. Caso contrario, podría ser sancionada según lo establece el Artículo 23 de la Carta Olímpica.

Entre ellas se encontraban la posibilidad de que la FIFA imponga sanciones disciplinarias menores que las que establecía el Código Mundial Antidopaje de AMA para los casos de primera falta.

Ergo, si bien la FIFA (e indirectamente la AFA) ha podido establecer sanciones más leves que las establecidas en el Código Mundial Antidopaje en caso de primera ofensa al Reglamento, todavía no ha podido eliminar las sanciones cuando los jugadores ingieren este tipo de sustancias.

Luego de mantener conversaciones e intercambiar opiniones con diversos especialistas del derecho deportivo llegué a la conclusión que la información con lo que cuentan los grandes medios periodísticos es escasa y mala. En los más importantes diarios argentinos se afirmaba que, luego del segundo control anti doping que se le practicó al Sr. Barrientos una vez finalizado el partido que All Boys jugó con Independiente (y posterior al primer control que arrojó resultado positivo luego del partido con San Lorenzo la fecha anterior), el jugador sería sancionado como reincidente ya que había vuelto a cometer una infracción al Reglamento de Control Antidópaje, lo cual lo hacía pasible de obtener una sanción de dos años.

Esto es incorrecto. No se puede considerar reincidente a una persona a la cual no se le ha notificado la primera sanción. Distinto hubiese sido el caso en que una vez notificada y cumplida la sentencia el jugador hubiese dado positivo en otro control anti-dóping.

Afirmar lo contrario implica desconocer y violar las garantías constitucionales de defensa en juicio, garantizadas asimismo en los reglamentos antidopaje de AFA y FIFA.

Consultadas diversas fuentes médicas, algunas de las sustancias prohibidas en el anexo I del Reglamento de Control Antidoping permanecen varios días en el cuerpo hasta que puedan ser expulsadas en su totalidad. Deberíamos considerar que el partido que All Boys jugó contra San Lorenzo (primer control con resultado positivo) fue el día 6 de mayo, mientras que el partido contra Independiente (segundo control con idéntico resultado) fue el día 12. Por lo tanto, la diferencia entre un control y otro ha sido de menos de una semana.

Ergo, es probable que la misma sustancia haya causado el doble positivo en los controles. Habiendo ingerido una única vez la sustancia y habiéndosele practicado dos controles en menos de una semana, juzgar la misma falta e imponer dos sanciones diferentes, es a las claras una flagrante violando al principio del non bis in idem.

A modo de conclusión me gustaría dejar en claro un concepto: si bien considero acertada la decisión de la FIFA (e indirectamente la AFA) de imponer sanciones menores que las que establece el Código Mundial Antidopaje para casos de primera ofensa por el consumo de drogas sociales o que no tengan como objetivo mejorar el rendimiento deportivo, no deberían eliminarse las mismas.

Digo esto no para coartar la libertad de los futbolistas (más cuando en nuestro país se está tratando la despenalización del consumo de drogas) sino para crear conciencia en ellos.

En Argentina y en el mundo, los deportistas de elite son en muchos casos ejemplos para los niños y jóvenes deportistas. Sin dejar de reconocer el esfuerzo y sacrificio que seguramente han hecho para poder llegar al lugar que ocupan hoy en día, creo que se les debería exigir cierta responsabilidad, tanto con el club como con la sociedad toda.

Considero que el ocupar un lugar de privilegio y ser muchas veces admirados por lo que hacen dentro de la cancha debería tener su correlato fuera de ella. Alcanzado este objetivo lograríamos tener deportistas mucho más profesionales, responsables y sanos.

Verdaderos ejemplos de lo que un deportista debería representar y lo que más de un club de nuestro país propone. Me refiero a la cita latina proveniente de las Sátiras del Poeta romano Juvenal (finales Siglo I): Mens Sana in Corpore Sano.

Mariano Bambaci
Sportia Law – Buenos Aires
LL.M. International Sports Law
Buenos Aires, Argentina

La negativa de las Asociaciones Nacionales y las Confederaciones a las sentencias emanadas de Tribunales Nacionales, una práctica en expansión.

Como muchos de ustedes vienen observando día a día en el caso FC Sion-UEFA, disputa por la cual el Club Suizo ha acudido a los tribunales suizos para proteger sus derechos (violando expresamente el artículo 64 de los Estatutos de la FIFA el cual prohíbe a sus miembros acudir a los tribunales ordinarios), cada vez se suman más condimentos a este pleito.

Acusaciones cruzadas, amenazas de denuncias penales por desacato, de desafiliación de competiciones, entre otras, están a la orden del día.
Asimismo vemos que este caso ha traspasado las fronteras suizas y se está desparramando por todo el mundo. Es fácil vislumbrar la posición que los Miembros FIFA (Clubes, Federaciones Nacionales, Jugadores, etc.) están tomando cuando observan que sus derechos no son tutelados de forma correcta por la Fédération de Football Internationale Association. Cada vez son más las entidades o personas físicas que deciden acudir a los tribunales ordinarios de sus países para reclamar el cumplimiento de, lo que ellos consideran, es su propio derecho.

Asimismo, podemos ver que no es patrimonio exclusivo de este Club suizo el reclamo mediante amparos a la justicia ordinaria de su país. En Argentina, un modesto club de la Provincia de Santa Fé (Club Atlético Colón de San Lorenzo) ha presentado un amparo ante la justicia local ordinaria para suspender la asamblea en la cual se realizaría la votación para elegir al próximo Presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), la cual preside el Sr. Julio Grondona desde 1979. El reclamo tuvo aceptación y la Jueza hizo lugar al pedido del Club.

Colaborador Sportia: Mariano Bambaci – LLM International Sports Law

Al margen del acuerdo o decisión judicial a la cual se llegue en estos casos, lo que no podemos dejar de vislumbrar es que cada vez más Miembros de la FIFA hacen caso omiso del artículo 64 de los Estatutos de la federación internacional para proteger sus prerrogativas ante tribunales ordinarios.

Colaborador Sportia – Lic. Mariano Bambaci – LLM International Sports Law